La OCU destapa el fraude en el reciclaje de electrodomésticos.

La OCU destapa el fraude en el reciclaje de electrodomésticos.

La OCU destapa el fraude en el reciclaje de electrodomésticos.Cuando un aparato ya no nos sirve, no funciona, se queda antiguo… queremos deshacernos de él. Pero no podemos tirarlo a la basura sin más. ¿Qué hacemos con él? Lo llevamos a un punto limpio (puedes informarte sobre el más cercano a tu casa en www.ocu.org/puntos-limpios) o, si lo cambiamos por otro, lo dejamos en la tienda o pedimos a quienes lo traen a casa que se lleven el viejo. Sin embargo, a las plantas de reciclaje autorizadas no llegan todos los aparatos que desechamos.Gracias a la tecnología de localización y posicionamiento KYROS aportada por Elecnor-Deimos, la OCU ha publicado un reciente informe dónde pone de manifiesto el fraude que existe en el reciclaje de aparatos electrónicos.

 La OCU destapa el fraude en el reciclaje de electrodomésticos.

Para comprobar cómo se realiza el reciclaje de electrodomésticos y aparatos electrónicos, la OCU instaló diferentes localizadores GPS con transmisión móvil en varios electrodomésticos usados (televisores, lavadoras, frigoríficos y ordenadores) en diferentes partes del país y procedió a deshacerse de ellos siguiendo las distintas formas previstas para su reciclaje: entrega en punto limpio, retirada a domicilio y entrega en tienda.

Según ha indicado la OCU, este inadecuado tratamiento de los residuos tiene “un fuerte impacto ambiental por el potencial peligro que suponen algunos de los componentes y materiales de este tipo de equipos” como los gases refrigerantes de los frigoríficos, el aceite mineral de los condensadores de las lavadoras, y ciertas partes de los antiguos televisores por su alta cantidad de minerales pesados.Durante tres meses, a través de los localizadores, se hizo un seguimiento de los mismos y se comprobó que el 60 por ciento de los residuos no ha llegado a las plantas de reciclado autorizadas, sino que fueron despedazados en el punto limpio o abandonados en descampados y chatarrerías.

 

 


FUENTE: http://www.ocu.org